Beneficios antioxidantes, antiinfalamatorios y le aporta fortaleza a los huesos. La espinaca, similar a la manzana, mantiene al cuerpo libre de toxinas. Si es usado en una dieta diaria, puede evitar los desbalances y si se está bajo el efecto de uno, ayudará a una nivelación por sus fitoestrógenos mientras alivia algunos de los malestares, especialmente en el estómago y el sistema reproductivo.
Maca andina: es una fruta originaria de Perú y Bolivia que actúa como regulador de muchas hormonas diferentes. Es rica en proteínas, ácidos grasos esenciales,  fibra, carbohidratos, hierro, zinc, sodio, potasio, fósforo, vitaminas del grupo B y calcio. Se le atribuyen beneficios en la regulación de los ciclos menstruales, el alivio de las molestias propias de la regla o la menopausia, en mejorar la libido y en relación a la fertilidad.
¿No te puedes mantener lejos de la nevera? Deja de culparte por haber puesto unos kilos y presta atención a la verdadera razón que ha hecho que engordes: las hormonas. Cuando te sientes irritada, por ejemplo, si disminuyen los niveles de estrógeno, es posible que quieras comer más. Eso puede deberse a que la caída de hormonas está relaciona con el aumento de peso. La bajada de estrógeno también puede afectar a los niveles de leptin, una hormona que ayuda a regular la ingesta de alimentos.
Aunque se suele relacionar los trastornos hormonales con problemas femeninos, los hombres no están exentos de éstos. Además influyen mucho en un problema de la sexualidad masculina como la impotencia. Sí, como en la causa de algunos tipos de alopecias, que pueden estar relacionadas con un exceso de testosterona o con trastornos en el funcionamiento de la glándula tiroides.
En este intrincado proceso del equilibrio de azúcar en la sangre del cuerpo, la insulina es una hormona que transporta la glucosa (un tipo de azúcar) de la sangre a las células donde se puede utilizar como combustible. La insulina actúa sinérgicamente con muchas otras hormonas en el cuerpo. El consumo de una gran cantidad de carbohidratos, especialmente en el contexto de una dieta baja en grasas, conduce a cambios de azúcar en la sangre, en la que el azúcar en la sangre se eleva rápidamente y luego cae estrepitosamente. Cuando el azúcar en la sangre baja demasiado, se activa particularmente la respuesta al estrés, con el fin de aumentar el azúcar en la sangre a un nivel seguro. La respuesta al estrés es modulada por la hormona cortisol, que afecta a cada sistema en el cuerpo y que puede llevar a la inflamación general y desequilibrio hormonal.
×